Presentación

Mis experiencias en la cocina. Relatorio de mi pequeños pasos culinarios.

martes, 24 de junio de 2014

ROMANESCU CON SALSA DE GAMBAS



El romanescu (Brassica oleracea) pertenece a la familia de las coles y es un híbrido de brécol (Brassica oleracea var. italica) y la coliflor (Brassica oleracea var. botrytis) de la familia de las brasicáceas. Como todas las especies de esta familia, es rico en vitamina C, fibra soluble y carotenoides. Contiene también fósforo, potasio y ácido fólico, resultando menos flatulento que el resto de las colas. Además es ideal para la dietas de adelgazamiento pues su aporte calórico es muy bajo.
Presenta un color verde más claro que el brócoli aunque su textura y sabor es similar a éste y al de la coliflor, quizá algo más suave. Se cocina hervido o al vapor, pero menos tiempo, pues resulta bastante tierno y no conviene cocinarlo mucho pues se nos deshará convirtiéndose en una pasta. También se puede consumir crudo o a la plancha.
La receta que hoy os traigo la podemos hacer tanto con brécol como con romanescu, pues está muy buena con ambos ingredientes. Espero que os guste
 
Ingredientes
  • 1 romanescu (aproximadamente de 1 kg de peso)
  • 600 gramos de gambas
  •  100 ml de vino blanco
  • Leche evaporada (500 gramos)
  • 4 dientes de ajo
  • 2 cucharadas soperas de salsa de soja
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • ¼ de teaspoon de pimienta blanca
  • 1 hoja de laurel
Elaboración
Lavamos bien el romanescu y lo troceamos. Lo cocemos en abundante agua con sal y cuando empiece a hervir, agregamos un chorrito de aceite de oliva para avivar el color de la verdura. Lo cocemos hasta que esté tierno, sin llegar a deshacerse. Escurrimos y reservamos.
Cocemos las gambas con abundante agua con sal y una hoja de laurel. Una vez cocidas y frías, retiramos las cabezas y la piel. Las reservamos, al igual que las gambas ya peladas y el agua de la cocción.
En una olla ponemos un chorrito de aceite de oliva junto con las cabezas y pieles de las gambas y rehogamos durante un par de minutos. Agregamos el vino blanco y dejamos cinco minutos al fuego para que se evapore el alcohol. Agregamos el caldo de cocer las gambas y un brick de leche evaporada. Cocemos todo junto durante cinco minutos. Batimos con una batidora, colamos la salsa y agregamos las cucharadas de salsa de soja. Mezclamos todo bien. 
Disponemos en una olla el romanescu cocido, por encima le agregamos las gambas cocidas, napamos con la salsa de gambas, ponemos a fuego bajo dos o tres minutos y servimos. ¡Buen provecho!.

lunes, 16 de junio de 2014

CHULETAS DE CERDO CON SALSA DE TOMATE Y ACEITUNAS



Ingredientes (6 personas)

  • 6 chuletas de cerdo
  • 3 cebollas
  • 3 dientes de ajo 
  •  100 ml de coñac
  • 70 gramos de aceitunas verdes sin hueso
  • 1 bote de tomate natural pelado (780 gramos peso neto)
  • 2 teaspoon de azúcar
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • ¼ de teaspoon de pimienta negra
  • ¼ de teaspoon de curry en polvo
  • Patatas al gusto 

 

Elaboración
Salpimentamos las chuletas, las doramos en aceite de oliva y reservamos.
Cortamos las cebollas en juliana, las rehogamos en aceite junto con los dientes de ajo hasta que estás estén blandas y transparentes. Agregamos el coñac y dejamos al fuego hasta que reduzca.
Agregamos entonces el tomate, las chuletas ya doradas que habíamos reservado y las especias, añadiendo las dos cucharaditas de azúcar para mitigar la acidez del tomate. Dejamos a fuego medio durante 15 minutos. Transcurrido este tiempo agregamos las patatas peladas y cortadas en dados y dejamos al fuego unos 15/20 minutos más, hasta que las patatas estén casi hechas. En ese momento, agregamos las aceitunas y dejamos al fuego un par de minutos más. 
 
Apagamos el fuego y dejamos reposar antes de servir. ¡Buen provecho!



viernes, 13 de junio de 2014

QUICHE DE BRÓCOLI Y SALMÓN AHUMADO



Los que seguís este blog habitualmente sabéis que suelo hacer con bastante frecuencia quiches, siempre variando los ingredientes, porque una de las “peques”, la que come peor, es una auténtica fanática de ese plato. Como le encantan y sé que cuando lo hago va a comer bien, lo suelo hacer al menos una vez a la semana. Da igual los ingredientes que lleve, si es quiche, no deja ni las migas. Además mis quiches suelen ser completitos, con bastante relleno, por lo que me aseguro que, al menos ese día, coma bien y sin rechistar, ya sea pescado, verdura…etc.
Por el contrario, la otra “peque” no los soporta, es oír la palabra quiche y empezar a torcer los bigotes y arrugar la nariz, negándose muchas veces incluso a probarlo. Pero, como se suele decir, para gustos colores.
En este caso lo he hecho con brócoli y salmón ahumado. El resultado ha sido muy bueno y su sabor nos ha encantado.
Ingredientes
  •  1 masa quebrada fresca (yo uso la que venden en el lidl)
  • 200 gramos de salmón ahumado
  • 500 gramos de brócoli
  • 400 ml leche evaporada
  • 4 huevos
  • Sal
  • ¼ teaspoon de pimienta negra molida
 
Elaboración
Lavamos bien el brócoli y lo partimos. Lo cocemos en abundante agua con sal hasta que esté tierno, pero no demasiado blando. Una vez esté listo, los escurrimos y reservamos hasta que se temple.
Troceamos el salmón ahumado en tiras y reservamos.
Preparamos el molde y la masa tal y como se puede ver aquí.
Batimos los huevos, agregamos una pizca de sal (poca puesto que el salmón ahumado le aportará algo de ella) y le añadimos la leche evaporada. Mezclamos todo bien. Añadimos el salmón cortado en tiras y el brócoli cocinado.
Una vez esté lista la masa volcamos encima el relleno y metemos al horno precalentado a 200ºC hasta que cuaje. Para comprobar que está hecho, debemos pinchar con un palillo la parte central del quiche, si sale limpio, podremos sacarlo ya del horno, sino lo dejaremos unos minutos más.  
¡Buen provecho!




miércoles, 11 de junio de 2014

PATATAS A LA RIOJANA


Hoy os traigo un plato típico de la Rioja y Álava aunque su consumo se ha extendido por toda la península. Me imagino que la mayoría de vosotros ya conoce este tradicional guiso de patatas con chorizo, no sólo porque está riquísimo sino porque su preparación es muy sencilla.
Hay varias formas de elaborarlo, algunos le añaden otros ingredientes como el pimiento rojo o verde, o el laurel, pero los ingredientes básicos son la patata y el chorizo. El plato tradicional se suele hacer con pimientos choriceros, pero sino tenéis a mano, se puede añadir pimentón dulce, como he hecho yo en esta ocasión.
Si lo hacéis con pimientos choriceros (con dos será suficiente), tendremos que sumergirlos en agua bien caliente y dejarlos a remojo aproximadamente media hora. Después, con ayuda de un cuchillo, retiraremos la pulpa y se la añadiremos al  guiso junto con las patatas.
Lo ideal es hacer este plato con chorizos riojanos, pero os puedo asegurar que con chorizos gallegos también está muy bueno y si las patatas también son gallegas, mucho mejor.

Ingredientes
  •  8 chorizos de pueblo
  •  1 kg de patatas
  • 1 cebolla grande
  • 3 dientes de ajo
  •  1 cucharada sopera de pimentón
  • Aceite de oliva
  • sal
 

Elaboración

Pelamos los dientes de ajo y los laminamos. Pelamos la cebolla y la cortamos en brunoise. Ponemos aceite de oliva en una olla y doramos los dientes de ajo, a continuación agregamos la cebolla picada y la rehogamos hasta que se vuelva transparente y esté blanda (unos 15-20 minutos aproximadamente). Cortamos los chorizos en rodajas, se las agregamos a la cebolla y al ajo y los doramos durante unos dos minutos. Añadimos las patatas y dejamos cocinar unos diez minutos. Agregamos entonces la cucharada de pimentón, la sal y cubrimos con agua. Tras conseguir que hierva, bajamos el fuego al mínimo y dejamos que se cocinen bien las patatas (unos 25 minutos aproximadamente), tapando la olla y removiendo de vez en cuando que el caldo espese. Cuando las patatas están listas, apagamos el fuego, rectificamos la sal si fuera necesario y dejamos reposar unos diez minutos antes de servir.
 
Si a medida que se van cocinando las patatas vemos que el agua se va consumiendo y que ésta nos queda escasa, los solucionamos añadiendo más agua, siempre fría. Si, por el contrario, nos quedase un guiso muy líquido, lo solucionaríamos aplastando una patata ya cocida y agregándosela a la salsa.
¡Buen provecho!



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Free Dinner Cursors at www.totallyfreecursors.com