Presentación

"¡ Qué la comida sea tu alimento y el alimento sea tu medicina!". (HIPÓCRATES)

viernes, 12 de febrero de 2016

CUPCAKES DE YOGUR CON SABOR A PLÁTANO Y PEPITAS DE CHOCOLATE PARA SAN VALENTÍN

Hoy os traigo unas cupcakes muy fáciles de preparar y que están realmente deliciosas. La combinación del sabor del plátano con la de las pepitas de chocolate es un gran acierto. Para darle el sabor a plátano, tanto a la masa como a la buttercream, he utilizado el Nesquik con ese sabor.
Con las cantidades que os pongo salen aproximadamente unos 30 cupcakes. 
La base de la masa de las cupcakes es la que se suele utilizar para la elaboración del bizcocho de yogur, tomando como referencia de medida el propio vaso del yogur para muchos de los ingredientes.
Para que las pepitas de chocolate no se vayan al fondo, lo ideal es ponerlas en un bol con harina y enharinarlas bien y después agregarlas a la masa que tendremos preparada, reservAndo unas pocas para agregar en la parte superior del cupcake en el momento de rellenar las cápsulas antes de meter al horno.
Para darles un toque "sanvalentinero" las he decorado con corazones de chocolate negro y de chocolate blanco.

Ingredientes:

  • 3 huevos
  • 100 gramos de pepitas de chocolate
  • 1 yogur natural
  • 1 vaso (la medida del vaso de yogur) de azúcar
  • 1 vaso (la medida del vaso de yogur) de aceite de girasol
  • 1 sobre de levadura
  • 3 vasos (la medida del vaso de yogur) de harina
  • 2 cucharadas (tablespoon) rasas de nesquik de plátano


Buttercream:

  • 250 gramos de mantequilla sin sal en pomada
  • 250 gramos de azúcar glas
  • 3 cucharadas de leche 
  • 2 cucharadas de nesquik de plátano
Para adornar:
  • corazones de chocolate blanco y de chocolate negro
  • láminas de chocolate negro

Elaboración:
Batimos los huevos hasta que doblen de volumen. Agregamos el yogur, batimos bien de forma que quede bien incorporado. Añadimos el azúcar y batimos enérgicamente. A continuación agregamos la harina mezclada con la levadura, tamizándola sobre el bol donde tenemos los ingredientes que ya hemos incorporado a la receta y batiendo a medida que la vamos añadiendo. Incorporamos las dos cucharaditas de Nesquik sabor de plátano. Finalmente añadimos el aceite y batimos todo muy bien.
Añadimos las pepitas enharinadas.

Disponemos las cápsulas en el molde de hornear y echamos las masa en el interior de cada una. Espolvoreamos con las pepitas de chocolate que teníamos reservadas y metemos en el horno precalentado a 160 ºC durante unos 25 minutos. Es conveniente no abrir el horno durante el proceso de horneado. 
Para saber cuando están listas, transcurridos esos 25 minutos, procedemos a pinchar con un palillo en el centro del cupcake. Si éste sale limpio, podremos sacarlas del horno. Si, por el contrario, sale manchado de masa, tendremos que dejarlas en el horno durante unos minutos más.
Una vez retiradas del horno, las disponemos sobre una rejilla y dejamos que se enfríen antes de proceder a adornarlas con la buttercream.


Mientras tanto, podremos ir preparando la buttercream. Para hacerla disponemos en un bol la mantequilla en pomada (que esté blandita), agregamos el azúcar y batimos  bien, añadimos dos cucharadas de leche y las dos cucharadas de Nesquik y batimos hasta que la mezcla quede homogénea. Introducimos en una manga pastelera con boquilla rizada y adornamos las cupcakes como más nos guste. En la siguiente foto os dejo dos ejemplos de cómo se pueden decorara.


Para finalizar, ponemos unos corazones de chocolate blanco y chocolate negro y espolvoreamos con láminas de chocolate negro. ¡Feliz día de San Valentín!



miércoles, 10 de febrero de 2016

CALDO VERDE PORTUGUÉS

Me encanta la gastronomía portuguesa, quizá por la influencia mutua entre sus recetas tradicionales y la gastronomía gallega.
Debido a la proximidad geográfica (desde donde vivo tan sólo nos hacen falta 20 minutos en coche para llegar a Portugal) solemos visitar ese país con relativa frecuencia. Cada vez que cruzamos "la frontera", aprovechamos para degustar alguno de sus platos más representativos. Uno de mis preferidos es éste, el conocido CALDO VERDE PORTUGUÉS. Aunque es similar al caldo gallego, pues comparte con éste algunos de los ingredientes, la forma de prepararlo es diferente, pues no se cocina con carne y las patatas se trituran. Así pues, su sabor difiere algo de nuestro caldo, pero debo reconocer que ambos están muy buenos. Cualquiera de los dos apetece en días como éste, de frío y temporal. Espero que aprovechéis este mal tiempo para prepararlo y probarlo. Seguro que os gustará su sabor.

Ingredientes:
  • 500 gramos de patatas (si es patata gallega, mucho mejor)
  • 250 gramos de col gallega o col verde picada muy finita
  • 2 chorizos
  • 1 cebolla grande
  • 3 dientes de ajo
  • aceite de oliva
  • sal
  • 2 litros y medio de agua



Elaboración:
Pelamos la cebolla y los dientes de ajo. Cortamos la primera en juliana y los segundos en láminas. Los rehogamos en aceite de oliva unos minutos, hasta que la cebolla se vuelva transparente y esté blanda. Agregamos las patatas peladas y cortadas en dados, rehogamos todo junto un par de minutos y las cubrimos con agua.
 
 Cocemos durante 30 minutos aproximadamente. Trituramos todo con ayuda de una batidora (no pasa nada si nos queda algún trozo de patata entero). Añadimos la col picada en tiras muy finas, la sal y cocemos todo junto 25 minutos más. 


Mientras tanto, en una sartén doramos ligeramente los chorizos cortados en rodajas. Lo haremos sin aceite y a fuego bajo, removiendo de vez en cuando hasta que empiecen a soltar su propia grasa. Una vez estén listos, escurrimos bien la grasa que hayan soltado y los añadimos a la olla del caldo.


Dejamos que se cocine todo junto durante cinco minutos más y servimos calentito.


Si no os gusta demasiado el sabor del chorizo, podéis añadir tan sólo uno en lugar de los dos que le he puesto yo.
Espero vuestros comentarios sobre la receta. ¡Buen provecho!.
Nos vemos el viernes con una receta dulce ideal para preparar para el día de San Valentín.

martes, 9 de febrero de 2016

FILLOAS GALLEGAS DE LECHE (DULCES) - DULCE DE CARNAVAL

Este es un postre típico de Carnaval en mi tierra. Aunque debo confesar que en casa no sólo las elaboramos en estas fechas, sino que a lo largo de todo el año las solemos preparar con bastante frecuencia. Os aseguro que, cuando las hago, tengo que estar sola en la cocina, porque sino, a medida que las voy elaborando, van desapareciendo, jajaja.

Ingredientes:

  • 400 ml de leche entera
  • 100 ml de agua
  • 4 huevos
  • 200 gramos de harina de trigo
  • 45 gramos de azúcar
  • 1 cucharadita (teaspoon) de sal
  • un trozo de tocino sin salar

Elaboración:
En un bol se mezclan la leche, el agua, los huevos, la sal, el azúcar  con ayuda de unas barillas. A continuación vamos agregando la harina, a la vez que vamos mezclando todos los ingredientes (podemos usar una batidora) de forma que no nos queden grumos y nos quede una masa relativamente líquida.
Untamos con el tocino una filloeira (sartén de hierro) o, si no tenéis,  una  sartén antiadherente, Con ayuda de un cucharón de sopa, echamos el líquido de las filloas en la sartén bien caliente, una vez esté untada de tocino. A la vez que vamos repartiendo la masa de las filloas en la sartén, vamos girando ésta en sentido circular, para que el fondo de la misma quede totalmente cubierta. Ponemos en el fuego y, pasados unos minutos,cuando veamos que los bordes de la filloa comienzan a separarse de la sartén, le damos la vuelta con las manos y la mantenemos al fuego hasta que esté cocinada por ambas caras. 
A medida que las vamos haciendo, las vamos apilando en un plato.

Se pueden comer así solas o bien podéis rellenarlas enrollándolas con los ingredientes que más os gusten: nata montada, crema pastelera, chocolate, nutella, miel, mermelada, dulce de leche...etc.

En este caso yo les he puesto un relleno de dulce de leche.


Pero como digo, podéis ponerle el relleno que más os guste, incluso podéis combinar varios tipos  a la vez (fresas con nata, chocolate y nata.... por ejemplo). 


Espero que os haya gustado la receta. ¡Feliz martes de Carnaval!

lunes, 8 de febrero de 2016

RIÑONES DE TERNERA AL JEREZ

Debo reconocer que a mí no me gustan los riñones. En general no me gusta ningún tipo de víscera, pero en casa les encantan los platos elaborados con casquería. Además tenemos la suerte de que mi suegro cría tanto cerdos como terneros, así que los productos son de primera calidad y muy frescos y, cuando hay matanza, siempre  me toca preparar algún plato de este tipo, aunque yo me limite simplemente a prepararlos y no a catarlos.
Hoy os traigo una receta de las de toda la vida para elaborar los riñones de ternera: Riñones al Jerez. No tiene ninguna ciencia y es un plato muy fácil de hacer. Lo más complicado resulta ser la limpieza de los riñones, paso que no debemos saltarnos nunca antes de preparar cualquier plato que lleve este ingrediente. Para hacerlo, antes de nada, debemos eliminar toda la grasa de los riñones, así como las pieles que tengan alrededor. Después debemos proceder a depurarlos, poniéndolos a remojo dentro de un bol lleno de agua con vinagre durante al menos dos horas. Se lavan minuciosamente bajo el chorro del grifo de agua fría, se secan con papel absorbente y se cortan en rodajas. A continuación, se pone una olla con agua al fuego y, cuando rompa a hervir, se colocan los riñones en un colador y se introducen así en la cacelora, posándolos sobre el agua, de modo que sólo les cubra el vapor. Se mantienen de esta forma durante aproximadamente diez minutos. Ese es el tiempo suficiente para que suelten todo el líquido.

Una vez los tengamos listos, procedemos a elaborarlos. Para preparar este plato he necesitado:

Ingredientes:
  • 500 gramos de riñones de ternera
  • 3 dientes de ajo
  • 1/4 de cucharada (teaspoon) de pimienta negra recién molida
  • 150 ml. de jerez seco
  • aceite de oliva
  • sal 
  • perejil fresco picado

Elaboración:

Echamos el aceite de oliva en la sartén y añadimos los dientes de ajo picados en láminas, Cuando comiencen a dorarse, añadimos los riñones. Salteamos a fuego medio, moviéndolos de vez en cuando, hasta que empiecen a estar dorados. Se agrega la sal y la pimienta y se riega con el jerez. Se añade el perejil picado, se deja cocinar un par de minutos y se retira del fuego.
No conviene que se cocinen mucho, pues esto provocaría que se endurezcan.

Los riñones así preparados se pueden acompañar tanto de patatas cocidas como de un arroz en blanco, según el gusto del comensal.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Free Dinner Cursors at www.totallyfreecursors.com